miércoles, 5 de junio de 2013

ANNIHILATOR: EL SHOW DEL GUITAR HERO JEFF WATERS


Jeff Waters no se cansó de gesticular.

 
Fotos: Mario Zapata
El concierto de anoche fue de luces y sombras. Por un lado un arrollador show del guitar hero Jeff Waters y compañía (dícese Annihilator) pero por otro una mala costumbre en nuestra “escena”, el maltrato a las bandas nacionales y teloneros.
Todo comenzó mal (leer comunicados de Mortem y de la productora Danger Steel más abajo). El concierto estaba programado para que se iniciara a las 8:00 pm con la banda chilena Unaussprechlichen Kulten, a las 8:50 subiría Mortem al escenario y a las 10:30, Annihilator.

A pesar de la larga cola formada desde temprano en las afueras de Céntrica, la gente recién empezó a ingresar pasada las 9:00pm. Mi sorpresa fue que al entrar al local, Mortem recién estaba haciendo la prueba de sonido y sus integrantes se veían fastidiados, por un monitoreo pobre, entre otros evidentes problemas técnicos.
 
Unaussprechlichen Kulten en acción.
 
Recién a las 9:45pm empezó a tocar Unaussprechlichen Kulten. Death black metal oscuro y blasfemo. Bajo el grito de guerra Dios ha muerto, el cuarteto desplegó un corto setlist de 22 minutos. En cada tema los integrantes le daban la espalda al público para luego encararlo en forma bastante agresiva, pese a no utilizar toda la parafernalia con la que usualmente se presentan. Combinan ritmos bastante pesados y oscuros con partes rápidas. Por la falta de prueba de sonido, empezaron con un sonido saturado que fue mejorando algo en los temas finales.

Los asistentes que ya habían ingresado al local no estaban familiarizados con su música –me incluyo–, así que solo se limitaron a escuchar y algunos pedían que ya tocara Mortem.
Cuando se esperaba que la legendaria banda peruana de death black metal subiera al escenario, su baterista, Álvaro ‘Amduscias’ Cerrón Palomino, salió a decir que primero tocaría Annihilator y que Mortem cerraría el concierto.
A eso de las 10:50 irrumpió en el escenario Annihilator. Con Jeff Waters a la cabeza, los canadienses salieron a arrasar desde un inicio con el tema Ambush. El pogo y el headbanging se instalaron de inmediato en Céntrica. Waters demostró del por qué es uno de los guitar heroes del speed/thrash. En ningún momento dejaba de gesticular y moverse por todo el escenario. En esta ocasión, dejó que el otro guitarrista cantara la mayoría de los temas. Siguieron con King of the kill, Betrayed, Ultra-Motion, No way out (nuevo tema), Time Bomb, que mantuvieron la adrenalina a tope en los headbangers. Continuaron con Clown Parade, Set the World on Fire, W.T.Y.D.  y Bliss. Waters recordó la época del tape trading de los 80s, lo que sirvió de preámbulo perfecto para que tocaran el clásico Phantasmagoria y empalmaran con un solo de batería.

Annihilator en Céntrica.


El setlist continuó con No Zone, I am in Command, The Trend y terminaron con los clásicos The Fun Palace y Alison Hell. No hubo encore, pese a que estaba programado Stonewall y Shallow Grave.
Mr. Waters demostró que es un gran guitarrista y showman y que se ha rodeado de músicos cumplidores, pero a la banda le falta un buen cantante para que todo no sea su ego (guitarra) y él. César Monterroso (editor del blog de Headbangers de El Comercio) me comentó que Dave Mustaine lo había convocado para Megadeth cuando recién salió el Alice in Hell. Al final no aceptó y ya veo el por qué: dos guitar heroes no se hubieran aguantado por mucho tiempo.
 

Nebiros y Morsa.
 
 
Pasada la 1:00 am, tocaron los demonios peruanos: Mortem. Pese a estar enfermos, los hermanos Cerrón Palomino y compañía, dieron lo mejor de sí en el escenario para los headbangers (60% de la asistencia) que tuvieron la paciencia de esperarlos.
“El metal no es mainstream” espetó El ‘chino’ Morsa (bajo) para arrancar con Fiat Obscuritas. Siguieron Uma, Head of the Witch, Posthumous Magic, Liquified Blood of the Saints (tema de su nuevo álbum que están grabando) e Illusion of Blood. Lamentablemente cuando ejecutaban el clásico Daemonium Vobiscum los cortaron.

Nebiros, voz/guitarra de Mortem.


Está claro que ayer se dieron dos conciertos en uno. Unaussprechlichen Kulten y Mortem poco o nada tenían que ver con Annihilator. Creo que lo más prudente y lógico es que las bandas de metal negro tocaran en un concierto apropiado para ellos y sus seguidores. Si bien hoy en día hay festivales de metal en todo el mundo donde se mezclan géneros diametralmente opuestos, ayer en Céntrica quedó demostrado que por lo menos en nuestra pequeña “escena”, en los conciertos (ojo, no festivales) no se puede mezclar agua y aceite, sobre todo por el bien de las bandas nacionales.

COMUNICADO DE MORTEM
La noche de ayer resultó negativa para la banda peruana de metal Mortem. ¿Por qué? La banda estelar (Annihilator) prolongó su prueba de sonido de manera inusitada, con lo que alteró todo el programa que los organizadores de concierto habían preparado.
La prueba de sonido de Motem estaba programada a las 6 pm, y la banda solo pudo hacerla alrededor de las 9 pm, debido a la situación ya mencionada. Por este mismo motivo, la banda chilena de metal Unaussprechlichen Kulten no pudo hacer ninguna prueba de sonido, y empezó a tocar alrededor de las 10 pm, cuando originalmente estaba programada para tocar a las 8 pm.
En eso, la banda estelar decidió que, como ya era tarde (debido al retraso causado no precisamente por Mortem ni por Unaussprechlichen Kulten), debían tocar más temprano, pues su viaje a Arequipa era muy temprano por la mañana (según nos explicó uno de los organizadores). Ello obligó a Mortem a tocar después de la banda estelar, lo que supondría que Mortem tocara de 12:00 am a 1:30 am, con los equipos originalmente reservados para la banda estelar, pese a que ello suponía el consecuente desmantelamiento de los amplificadores y batería con los que Mortem había realizado su prueba de sonido. Sin embargo, la banda estelar prolongó su presentación hacia aproximadamente las 12:30, y su baterista no retiró sus platillos sino hasta las 12:45.

De esta manera, y sin una prueba de sonido con los nuevos equipos (con un monitoreo casi inexistente), Mortem empezó a tocar muy tarde y con un tiempo ya reducido, aunque los sonidistas aseguraron a la banda peruana que podría tocar 10-11 de los 13 temas originales del setlist. Sin embargo, con la mayor falta de respeto hacia Mortem y hacia el público, dichos sonidistas cortaron el sonido de Mortem en el sétimo tema, para luego ofrecer (a manera, tal parece, de burla) que la banda tocara por otros tres (!!!!!!!!!!!) minutos más, alegando que ya era muy tarde, y que debían abandonar el local.
No obstante la prepotencia y falta de profesionalismo exhibida ayer en contra de Mortem, la banda agradece a los asistentes que los apoyaron incondicionalmente, y se quedaron en un concierto que debía haber terminado por lo menos 2 horas antes. La finalidad de este comunicado es dejar en claro que absolutamente nada de lo sucedido anoche fue responsabilidad de Mortem.

COMUNICADO DE LA PRODUCTORA DANGER STEEL
Queremos hacer llegar nuestro malestar por el maltrato que recibimos ayer en la discoteca Céntrica por parte de los encargados y técnicos del local. Nosotros a pesar de tener una hora de alquiler hasta las 2:00am se nos comunica a último momento que estaba programado un corte de luz en todo el centro comercial por trabajos nocturnos. Esto ocasionó un serio incidente con la banda Mortem. Los técnicos del local cortaron el sonido en plena canción a la 1:37am, a pesar de que la banda estaba programada para que toque hasta las 2.00am. Estas personas hicieron tremenda falta de respeto a la banda más emblemática y extrema del Perú. Nosotros pedimos nuestras sinceras disculpas a la banda Mortem y al público por lo sucedido esperando que no se repitan sucesos como estos en los locales. Respetemos y valoremos a nuestros músicos.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada