martes, 22 de mayo de 2018

LA NOCHE DEL DIABLO NEGRO



Por Franco Boggiano de las Casas 
Fotos: Ricardo Choy-kifox 

Sinceridad brutal ante todo. Fui al festival esencialmente a ver a una de mis bandas favoritas: Malón, pero quien se conectó conmigo, me hizo levantar los puños, mover la cabeza, corear, aplaudir y disfrutar al máximo, fue Katon W. de Pena, vocalista de Hirax. Qué tal frontman. Qué tal conexión con el público de entrada. Qué tal carisma y despliegue escénico, estableciendo una relación horizontal con el público. Nada de poses de divo ni de súper estrella fría y distante. Un headbanger a carta cabal. Un tipo sencillo que se entrega totalmente a su público. Una actitud que algunos frontmans locales deberían emular si quieren ganar seguidores y obtener una reacción del público que retroalimente a su banda. Katon mira a cada uno de los asistentes a los ojos, los señala y los invita a ser parte del show y a no mirarlo de forma impávida y pasiva a través de una cámara o una pantalla de celular. 



Sin lugar a dudas, fue la noche del Diablo Negro. Y eso que no soy gran seguidor de Hirax, pero la banda de thrash metal de California mostró la noche del sábado que tiene mucho oficio, que sabe cautivar, hacer un gran show y meterse al público al bolsillo. Su thrash ochentero a la vena desató los pogos más brutales de la noche en la parte delantera de CC Festiva y los headbangers disfrutaron a rabiar todo su show. Desplegaron un setlist que combina temas antiguos como nuevos. Desfilaron Baptized by Fire, Hellion Rising, Lucifers Infierno, Lightning Thunder, Gallows Pole, Blind Faith, Black Smoke, Hate, Fear and Power, Hostile Territory, La Boca de La Bestia, Destroy, Black Tooth Grin (Nuevo tema), El Diablo Negro (el climax de su presentación), Barrage of Noise (medley), Brocken Neck y Bombs of Death. 

¿Y Malón?
Creo que mis expectativas por la espera de 22 años (tocaron en Lima en el Delirium Tremens en 1996) eran muy altas. Por eso siento un sinsabor, una decepción. Musicalmente, estuvieron casi impecables. Tenía serias dudas de la performance de Claudio O Connor por los conciertos dados tras el retorno de la banda con la formación original en el 2011 en los que se notaba claramente que no podía cantar tan agudo y rasposo como antaño, y mucho menos por más de una hora. Felizmente, me equivoqué y Claudio tuvo una nota aprobatoria en Lima en cuanto a su voz. Lamentablemente falló algo clave para una banda tan emblemática como Malón: la actitud. Y es una percepción muy personal, aunque la comenté con unos amigos esa noche y ellos también sintieron lo mismo (y eso que son fans incondicionales de los argentinos). Malón miró por encima del hombro al público peruano. Como que los cerca de 800 metaleros reunidos en CC Festiva no eran suficientes para ellos. 



Encima, O Connor tuvo el desatinado comentario de "agradecernos" el 6-0 con el que Argentina siguió avanzando en el mundial del 78 -y que finalmente ganaron- ante la risa cómplice del Tano Romano. Se me cayeron y de cara. En buena parte del show, los integrantes se mostraron desconectados. Karlos Cuadrado, en el extremo izquierdo, tocaba de forma casi displicente. Al otro lado del escenario, el siempre carismático Tano Romano intentaba infructuosamente irradiar toda esa buena onda que tuvo siempre. O Connor casi no se comunicó con el público y tan solo se limitó a hacer caras y sacar la lengua, tambaleándose -por momentos hacia atrás- como si no estuviera totalmente en sus cabales. Algunos "Lima" y "Perú" -más por compromiso que por otra cosa- espetó sin mucha emoción. Recibieron la bandera peruana que les dieron y agradecieron al final, más por un acto de rutina que por congraciarse con el público. 


En lo musical, nada que reprocharles. Con el bombo del Pato Strunz golpeándote el pecho y con el mejor sonido de la noche, arrancaron con Nuevo Orden Mundial y un set de cinco canciones del disco nuevo (NOM, El Infierno de Ayer, Mi Digna Lealtad, Barbarie colectiva y Plata o Plomo). También tocaron varias canciones de Hermética (Vientos de Poder, Masa Anestesiada, Atravesando todo límite, Tú eres su seguridad, entre otras) y clásicos de sus primeros dos discos como Hipotecado, Bajo el Dominio Danzante, Grito de Pilagá, Castigador por Herencia, Malon mestizo y Síntoma de la Infección sumando 18 temas sino me equivoco. ¿Volverán para redimirse con el público peruano? Ojalá 

Boals y las bandas nacionales
El festival empezó pasada las 7 de la noche con Revlin Proyect, banda del joven tecladista Nilver Pérez que se presentó con el cantante brasileño Renato Costa. Cuando ingresé al local estaban tocando The Final of Countdown de Europe, decisión cuestionable ya que en una presentación de corte internacional deberían priorizar los temas propios a los covers.  Un consejo hasta de un conejo.




La banda practica un AOR/hard rock melódico con elegancia y fuerza. Tuvo una buena performance que arrancó los primeros aplausos de las 80 personas que había en ese momento en CC Festiva. La noche fue calentando e ingresó más público con la presentación de Fallen Symmetry. Iniciaron con Renacer en la Tormenta y empezaron a despertar al público con su buen prog power metal. Me puse en primera fila a cantar sus temas. Una banda que crece a pasos agigantados y que merece llevar su música fuera de nuestras fronteras. 



Con los músicos de Fallen encima del escenario, subió Mark Boals, buen cantante que tuvo una banda soporte a la altura de las circunstancias. Su repertorio se basó en la época que tocaba Yngwie J. Malmsteen. Liar, Queen in Love, Rising Force -tema en el que participó el guitarrista Pepe Irei-, Fury, Hangar 18, Ring of Fire, Circle of Time, entre otros. Uno de los temas más coreados por sus seguidores fue el clásico I'll See the Light Tonight y el cover de Dio Holy Diver. 




Con el público totalmente caliente, se presentó Thrashtorno, banda thrash de Juliaca. Fue el punto más bajo del cartel. En el primer tema no se escuchaban las guitarras y el sonido fue mejorando con el segundo tema titulado Planeando tu muerte. La agrupación se encuentra promocionando su disco The Evil Inside Me que lo llevará a varias ciudades del país y de Sudamérica. 




Luego tocó Hirax y Malón (ya describí sus actuaciones arrancando el post) y cerró el concierto Grim Reaper al cual no vi por cansancio e impaciencia. En líneas generales, buen festival ante un decente marco de público (en su pico más alto 780 personas, según el propio organizador cuando tocó Malón). Bien Danger Steel con la organización en cuanto al escenario, luces y sonido. Lo único criticable es que no vendían nada de comer y el merchandising oficial de Malón tan solo un polo bastante discreto de la gira. Mucho mejor el polo oficial del evento. Larga vida al Festival Rock and Heavy.
 

miércoles, 25 de abril de 2018

EL HEAVY METAL A LA VENA DE BLIZZARD HUNTER




  • Banda nacional tocará el 20 de mayo en el Evil Confrontation Festival Open Air en Santiago de Chile. Aquí un review de su álbum debut Heavy Metal to the vein lanzado en el 2015


Por Franco Boggiano de las Casas

Han pasado casi 50 años desde que la palabra heavy metal irrumpió en el mundo musical para cambiarlo para siempre. En el Perú entró con fuerza a comienzos de los 80s aunque sus antecedentes vienen de comienzos de los 70s con agrupaciones como Pax y Tarkus.
Hoy, el estilo ha demostrado su resistencia y se ha convertido en atemporal ya que puede cautivar a diferentes generaciones, tanto a oídos de un adulto de 50 años como a los de un adolescente de 12 años.
Blizzard Hunter (2014, antes Blizzard desde el 2006) es un representante nacional del estilo más clásico del heavy speed metal. Se inició como una banda de covers y luego decidieron dar paso a la composición de temas propios.
Su primer álbum, Heavy Metal to the vein, fue lanzado a mediados del 2015 y se trata de 49 minutos de puro heavy speed metal en su versión más clásica.
A mi entender, su poderío recae en el virtuosismo y destreza compositiva del guitarrista Lucho Sánchez y en la potente voz de Sebastián Palma que llega a tonos bastante agudos.
Desde la portada -una lucha entre guerreros medievales- ya tienes una idea clara de lo que va el estilo. Tras el introductorio instrumental Conqueror of Destiny, arremeten con dos temas que se han convertido en su caballito de batalla en concierto: I´m on My Way y Heavy metal to the vein.


Está claro que la banda se sostiene en Lucho y Sebastián pero eso no quiere decir que el resto desentone, la otra guitarra, bajo y batería complementan acertadamente la propuesta (hoy hay otro guitarrista y otro baterista distinto a la grabación).
Ritmos galopantes, épicos, buenos solos y una aguda y potente voz del ‘Dragón’ te atrapan a lo largo del álbum.
El tercer corte es Heart of Fire (Vampire Hunter's song) que tiene un comienzo muy feeling para dar paso al heavy metal evocador que predomina en todo el disco.
Le sigue la maidenesca Nemesis (Feel My Strength) aunque el fraseo acelerado de Sebastián rompe un poco con el feeling típico de la doncella de hierro.
Con Ghost Rider bajan las revoluciones y se ponen en un ‘mood’ más nostálgico e idealista, como para salir a pasear en una moto Harley Davidson, comiéndote el asfalto mientras el viento te golpea el rostro.
Sigue The Murder, que es el tema más trabajado del álbum, pasan del heavy evocador a partes progresivas, mientras que con My Revenge aumentan la velocidad y la agresividad, rozando el thrash por momentos.
Tienen un gran cierre con The Joke y The FInal Judgment que nos hacen cabalgar hasta el final cargando el estandarte el heavy metal.
En resumen, Blizzard Hunter es una banda con gran potencial que podría pulir pequeñas cosas como la correcta pronunciación del inglés pese a que Sebastián no lo hace mal y está por encima de los vocalistas nacionales que optan por este idioma.
Otro punto –controversial y discutible por cierto- es que a sus obvias y notorias influencias le sumen su sello propio. Si bien se dice que todo está escrito en el heavy metal, siempre hay un espacio para dar un toque personal y distinguirse de los demás.
Blizzard Hunter estará tocando el próximo domingo 20 de Mayo en el Evil Confrontation Festival Open Air en Santiago de Chile. Compartirá escenario con Triptykon (Set especial Celtic Frost - Tom G. Warrior), Tribulation, Pagan Altar, Nightpröwler, Evil Force, entre otras bandas. Un día antes, otro representante nacional, Mandrágora, estará presentándose junto a Demolition Hammer, Angel Witch, Bolzer, entre otras agrupaciones. Que la bandera del heavy metal peruano flamee en todo lo alto en Santiago de Chile. A romperla muchachos!!!

miércoles, 11 de abril de 2018

FALLEN SYMMETRY: UNA BANDA CON ALMA




Sentimiento y técnica en su álbum Renacer vivo


Por Franco Boggiano de las Casas

El power metal no ha tenido muchos exponentes a lo largo de la historia del metal nacional, pero a pesar de ello los que han surgido en los últimos 20 años han demostrado gran calidad. Hagamos un ejercicio rápido de memoria y mencionemos a los más destacados: Andromeda (1997), Icarus (1999),  Aevum (2000), Aragorn (2002, Trujillo), Yawarhiem (2004), Nautiluz (2009), Ancestral Dawn (2013), Crownless (2013), Apu Rumi (2014, Huaraz), Messier (2016)…cada uno con sus propios matices, variantes, influencias y personalidad.
Punto aparte merece Fallen Symmetry, nacida en el 2011 y, que después de dos excelentes discos en estudio y una carrera ascendente, lanzó el año pasado su primer disco en vivo titulado Renacer en vivo, el cual demuestra que lo que graba en estudio también lo puede replicar en vivo con gran precisión, sentimiento e interpretación.
Hay que subrayar que el estilo de la banda no se limita al power ya que crea diferentes atmósferas y paisajes musicales gracias a sus diversas influencias (progresivo, heavy, thrash, death (por las voces guturales), pasando de ritmos evocadores a dramáticos, de la nostalgia a la esperanza; de la pasión a la rabia, de la calma a la tormenta.


Fallen Symmetry es un combo épico lleno de pasión, drama, por momentos vertiginoso, por momentos sublime. En definitiva, la técnica la ponen al servicio del sentimiento, demostrando que se trata de una banda con alma que te puede hacer emocionar como darte una inyección de fuerza.
A mi modesto entender, Renacer en la tormenta, Reflejos de la ilusión y el Último Despertar son sus temas emblema, los mejores logrados ya que demuestran todo su potencial y estoy seguro, que con el paso de los años, se convertirán en clásicos del metal peruano.
Otro punto importante en la evolución de la banda fue el pasar del inglés al castellano. Si Gustavo Fernández Zaferson ya había demostrado sus cualidades y buena pronunciación en la primera etapa, al cantar en español hace que el oyente se identifique más fácil con las letras, y por ende, con el mensaje de la banda.
Renacer en vivo trae 10 temas. Los cinco primeros (Trapped/Renacer en la tormenta, Sombras y  miedos, Reflejos de ilusión, Memorias de un abismo y el Último Despertar) fueron grabados en el festival Acero 3, mientras que los tres temas siguientes en el Lima Metal Fest 2 del 2016, concierto en el que contaron con la participación de Zak Stevens (ex cantante de  Savatage). Se trata de los temas Watching in silence, y Heal You de la banda Circle II Circle de Zak y Fields of the Fallen del disco Renacer en la tormenta de FS en el que cantan a dúo Zak y Gustavo.
Como bonus están las versiones acústicas de Renacer en la tormenta y Reflejos de la ilusión interpretadas con harto feeling. Sin duda, se trata de un disco imprescindible del metal peruano.

martes, 3 de abril de 2018

LA VENGANZA DE SEPULCRO




Banda precursora del thrash metal en el Perú acaba de lanzar un nuevo álbum con viejos y nuevos temas.

Por Franco Boggiano de las Casas

Sepulcro es pionero del thrash metal en el Perú. La banda del Callao aceleró y “rasgó” los sonidos metálicos desde el 86 como Satanakia y desde el 87 como Sepulcro. Su debut sobre los escenarios se dio en marzo el 88 y grabó dos demos como legado de esa convulsionada época (Sepulcro (89) y Powers Trace (90)).
Considerada por muchos como una de las bandas más técnicas del subgénero en nuestras tierras en los 80s, también colaboró para que se dé una convivencia entre la gente hardcore/subte y la horda metalera al tocar en los conciertos realizados en Barranco y organizados por G3. En 1991, Sepulcro se desintegró, tal vez en el umbral que podía significar su despegue definitivo.
Pasaron más de 20 años durmiendo el sueño de los justos hasta que en el 2013, Sepulcro reapareció para celebrar los 25 años del Ataque Metal. En el 2014, tocó con Vulcano y Faith or Fear y en el 2015 en el Lima Metal Fest.
Durante su ausencia de los escenarios, las nuevas generaciones pudieron escuchar lo que hacían en los 80s y comienzos de los 90s gracias a Heavier Records, sello local independiente que reeditó en CD los dos demos bajo el título de Sepulchral Voices (2006) y que la banda lo volvió a relanzar en el 2014 junto con Vigga.


Vengeance (2018) retoma el camino exactamente donde lo habían dejado en 1991. El espíritu ochentero continúa en este nuevo álbum desde la portada, pasando por las letras y la forma de componer y sonar.
No por algo han vuelto a grabar 8 temas antiguos (de los demos y demás) y solo dos canciones nuevas (Master of War y Vengeance) que mantienen la misma línea. Algo bastante común en las bandas ochenteras nacionales como lo hicieron previamente Mortem y Hadez, por citar las más importantes.
Sepulcro siempre se ha caracterizado por los riffs potentes, consistentes, con mucho músculo que te invitan a mover la cabeza o a poguear. Temas largos, instrumentales, con una voz cercana al crossover ochentero.
Vengeance se mantiene en esa línea, en ese espíritu, pero hoy, Maico y Miguel, cuentan con dos socios fundamentales en la parte rítmica: Renato Lozano (batería, ex Armagedon, Metal Crucifier) y César Moran (bajo, ex Necropsya).
La experiencia y vigencia de ambos han fortalecido a la banda y el reto de hoy, a mi modesto entender, es encontrar dentro de su propio estilo un sonido más actual y fresco, sin traicionar su esencia.
Su última presentación en los 30 años del Ataque Metal me transportaron a mi adolescencia y escuchar en el CD temas como Powers Trace con el llanto del bebé incluido como intro y Sepulcro, te hacen sentir que del thrash metal de Sepulcro jamás podrás escapar, carajo!!!   

NR: La portada del Vengeance es un óleo pintado por el artista plástico peruano y fanático de la banda Luis Velásquez Carbonero que reside en el Valle Sagrado en Cuzco y que plasmó a la perfección la estética que siempre ha tenido Sepulcro.

lunes, 12 de marzo de 2018

EL ATAQUE METAL: 30 AÑOS DEL ESTALLIDO DEL METAL PERUANO




Hace 30 años estalló el metal peruano. El año 1988 representó la explosión del género en toda su amplitud en Lima y el nacimiento en varias provincias como Arequipa, Ayacucho, entre otras. Ya no solo estaba la mancha de los heavys sino que la horda se amplió a los thrashers, blackers, deathmetaleros y se empezó a aceptar el crossover impulsado con los conciertos Metal Core realizados en Barranco.
Se empezaban a grabar los primeros demos. Hadez sacaba el rudimentario Guerreros de la Muerte mientras que Masacre terminaba de grabar el Sin Piedad que no vería la luz hasta 1991. También  aparecía una gran camada de fanzines como Cuero Negro, Termonuclear, Deathcross, Leviatán, Aniquilamiento Brutal (Arequipa), entre otros. La semilla la había puesto un año antes la Headbanger del Mono Rafo.
Los heavys dieron sus más memorables conciertos como el del Palacio Marsano de Miraflores (Masacre, Orgus y Sacra) y el de la Feria del Hogar (Orgus y Almas Inmortales) mientras que el metal más extremo ponía en el mapa los primeros festivales como el Ataque Metal (Garcilaso y Túnel de la Salsa), el Holocausto (Campo de Marte), el Apocalipsis (Fiori), entre otros.


Pero de todos ellos, solo el Ataque Metal ha sobrevivido a lo largo del tiempo. La iniciativa de Víctor ‘Lobo’ Guizado y Pablo Rey con los años fue consolidándose. La primera edición sirvió para que debutara Mortem en concierto, una banda fundamental en la escena y que hoy es la más reconocida en el underground mundial.
Del 88 al 91 se dieron cinco ediciones. Luego el Ataque Metal replegó su artillería y entró en un largo silencio.  En el 2000, resurgió de las cenizas para seguir promoviendo a las bandas nacionales.
En la edición del 2003, el Ataque Metal incluye por primera vez una banda de provincias: Chaska de Arequipa.
Hoy, estamos a puertas de celebrar los 30 años del emblemático concierto. La cita es el 24 de marzo en el CC festiva (Av. Alfonso Ugarte #1439) y reunirá a 16 bandas de los diversos estilos y generaciones.
Por un lado están presentes los más longevos como M.A.S.A.C.R.E, Almas Inmortales, Hadez, Armagedon, Sepulcro, Necropsya; mientras que la segunda generación está representada por Estigma, Arsenal y la actual por Blizzard Hunter, Desvirginizagore, Fallen Symmetry, Contracara, Fornix, Infection y Hostil. Provincias estará representado por Mandrágora de Nuevo Chimbote.
Las puertas se abrirán desde las 4 pm porque habrá una feria de sellos.
Se trata de un concierto histórico para seguir haciendo historia.



lunes, 12 de febrero de 2018

MORTEM, LOS DEMONIOS VOLVERÁN A AZOTAR EL VIEJO CONTINENTE



Por Franco Boggiano de las Casas

Crédito de Foto: Necroblanca photography.com

La legendaria banda nacional de metal negro y muerto MORTEM sigue haciendo historia y volverá a tocar en Europa luego de 14 años.

El cuarteto liderado por los hermanos Cerrón Palomino tocará en el festival de death metal danés KILL-TOWN DEATH FEST que se realizará del 6 al 9 de setiembre próximo en Copenhague.


Mortem fue la primera banda de metal peruano en tocar en Europa. Su primera incursión se dio en el 2003 y la segunda en el 2004, marcando el camino para que otras agrupaciones nacionales hicieran lo propio posteriormente (Reino Ermitaño, Cobra, Goat Semen, Blizzard Hunter, entre otras).



Vigésimo aniversario del demonio que habla en lenguas
Por si fuera poco, los demonios nacionales celebran este año el vigésimo aniversario del lanzamiento de su segundo disco The Devil Speaks in Tongues (1998) –el mejor de su trayectoria para muchos- y que los llevará a girar por diferentes lugares del orbe a partir de junio próximo.

Cabe recordar que Mortem editó su quinto álbum en estudio en el 2016 titulado Deinós Nekrómantis, por el sello alemán Iron Pegasus, el cual ratificó que la banda sigue vigente y con mucho más que dar al metal underground.  

miércoles, 7 de febrero de 2018

MAZE OF TERROR: ESTÁN LISTOS PARA MATAR

·         




Por Franco Boggiano de las Casas

Debo confesar que en 1987 empecé a coleccionar casetes de mis bandas favoritas de metal. Tenía sentido porque era el único formato -junto al vinilo- que existían. Es más, dado mi fanatismo les ponía un número y se los pegaba en el lomo de la cajita. Llegué a tener cerca de 200 casetes entre originales y piratas. No era una gran colección, pero mi doble casetera no paraba de sonar en mi cuarto, mi bunker, mi refugio de mi adolescencia.
Pero hoy que una banda nacional de metal edite en formato casete me parece más un acto de fetichismo que responder a una necesidad de difusión.
Muy pocos conservan sus tocacintas y el tiraje de los casetes es ínfimo, además de su evidente fragilidad por el paso del tiempo y por el sobre uso.
Pero vayamos a la música. El casete que llegó a mis manos, gracias a la gentileza de Juan Pablo Breña ‘Leviathan’ (bajo/voz), se trata del álbum Ready to kill de Maze of Terror que editó en formato de casete Metal on Metal distribution de España bajo licencia de Thundersteel Records.


Hay que recordar que Maze of Terror (2011) es una banda nacional de la nueva generación del  thrash metal peruano y Ready to Kill es su álbum debut que vio la luz en el 2016.
Mi primer contacto con su música fue en el 2012 con su EP Skull Crusher que me causó muy buena impresión.
“Trae cinco temas (Damned to Eternal Pyre, Hatred & Repression, Lord of Destruction, Rivals y Run with Death)  llenos de riffs pileros, directos a la vena que, sin muchos artilugios, son efectivos y hacen desfogar la rabia contenida que puedas tener dentro. A los ritmos machacantes que no te dan tregua se suman algunos solos lacerantes y palancazos demenciales. No esperes virtuosismo o mariconadas, estas son canciones de guerra llenas de testosterona que te harán poguear y agitar la cabeza como un maniaco fuera de control.  ¡Estás advertido!”, reseñé en Resistencia en diciembre del 2012.
El Ready to Kill me confirma que la banda se ha consolidado en el camino del thrash metal de influencia ochentera, logrando un sonido contundente, que no da tregua.
El ataque sonoro comienza con las palabras de Robert Oppenheimer, el padre de la bomba atómica, sobre la primera prueba televisada en 1965 y que concluye diciendo: “Ahora me he convertido en la muerte, en el destructor de mundos" y los Maze of Terror arremeten con Rotting Force que te pasa por encima.
A lo largo de los 10 temas, el cuarteto demuestra que es una máquina de matar. Thrash a la vena, crudo, contundente, con afilados riffs y una voz desgarrada que no da tregua.
Hay que destacar el sonido logrado en Quarter Note Studio de Paul Pinto, el socio ideal para sonar demoledores.
Entre los temas que más me gustan puedo nombrar “Lycanthropes”, “Worlds´s Dead Side”, “Bringer of Torture” y “Protectors”.
El tema que cierra el álbum es Gilles de Rais, dedicado al asesino en serie francés del siglo XV.
Si eres amante del thrash, consíguete este álbum, no importa en qué formato, vale la pena.