jueves, 27 de noviembre de 2014

UN GRITO DE MUERTE: DEATH YELL TOCA ESTE SÁBADO 29 EN LIMA


Las bandas chilenas fueron las primeras en tocar en la escena metal under de nuestro país. El primer concierto fue el denominado Primer Encuentro Internacional Thrash Metal el sábado 27 de mayo de 1989 en el colegio Reyes Rojos de Barranco donde el plato de fondo fue Warpath, banda de Santiago de Chile. Esta banda de power thrash compartió escenario con G3, Sepulcro y Curriculum Mortis, en una velada algo accidentada donde CM y los chilenos sufrieron la agresión de un sector radical del público que les arrojó de todo y criticó duramente a los sureños por cantar en inglés. Si bien esta experiencia creo un mal precedente, esto no impidió que más bandas chilenas se presentaran en nuestras tierras. Pasaron más de dos años y en 1992 llegaron Sadism (15 de agosto, Concha Acústica de San Miguel) y Torturer (12 de setiembre, Concha Acústica de San Miguel) gracias a los buenos oficios de Underground Discos de Hugo ‘Satan’ Calle, Juan Carlos Calle ‘Muelas’, Raul Lino Villanueva ‘Necro’ y Baal. La mítica tienda en Galerías Brasil fue fundada en 1991 y duró hasta 1998 en Lima, para luego trasladarse a Arequipa a cargo de Hugo ‘Satan’. 
Una de las anécdotas más significativas de estos conciertos se dio en el de Torturer, cuando se anunció desde el escenario la histórica caída del líder de Sendero Luminoso Abimael Guzmán, lo que motivó a que el cantante de la banda chilena dijera: ¡Que viva el Perú! Después nos visitaron otras bandas chilenas como Belial, Undercroft, Criminal, por citar algunas. 

Grito de Muerte 
Este sábado 29 toca en el Calabozo Death Yell (1986), una banda fundamental de la primera ola de death metal chileno de fines de los 80s, según reconoce Andrés Padilla, editor de Grinder Magazine y autor del libro Retrospectiva al Metal Chileno (1983-1993). Death Yell se forma en Santiago a fines de 1986 con el nombre de Pestilence pero su estilo se consolida en el más agresivo y brutal death metal con el ingreso a mediados de 1988 de Alejandro Allende (bajo) y Sergio “Galleta” Arenas (voz) que complementan en buena forma a los guitarristas Andrés Herrera y Andrés Lozano y al baterista Patricio 'Pato' Díaz. Al poco tiempo pasaron de ser un simple telonero para convertirse en una de las principales bandas santiaguinas del género muerto, desplegando en sus conciertos una tremenda energía, donde no podían faltar los covers de Morbid Angel. Entre los años 88 y 89, el grupo creó una muy buena amistad con otras bandas, armando junto a Atomic Agresor, Sadism, Totten Korps y Darkness, entre otros, las bases de la mítica escena underground de death metal de Chile. 
Su primer demo vio la luz en diciembre de 1989 bajo el título Vengeance from Darkness (cinco temas y un intro) que vendió cerca de 2,000 copias. Crudo y brutal, o los amabas o los odiabas. Algunos temas del demo fueron posteriormente reeditados en vinilo 7 pulgadas por Seraphic Decay Records (USA) y Turbo Records (Alemania), que produjo un Split junto a Beherit. Posteriormente Turbo Records también editó el CD Triumph of Death, agrupando a las bandas Acheron, Samael, Carcass, Mortuary Drape, Beherit y Death Yell. Después de diferencias entre los integrantes, la banda se desintegró en 1991 pero se volvió a juntar en el 2012 y hoy prepara la salida de su DVD Live from the Depths.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada