jueves, 9 de mayo de 2013

DEMOLEDOR CONCIERTO DE TESTAMENT











Fotos: Mario Zapata

Ensordecedor. Testament nos demostró que practica lo que predica con un thrash potente pero a la vez rítmico, melódico y técnico. La fórmula de este grande del metal ha ganado octanaje con la incorporación del experimentado baterista Gene Hoglan (exDeath, Dark Angel, Forbidden, etc), quien le ha dado una contundencia aplastante a los temas.

Más de 800 headbangers –según el organizador Danger Steel– se dieron cita en el Scencia de La Molina para una cita postergada por 26 años.
El reloj pasaba las 10:30 pm cuando una intro, con una breve parte del himno de EEUU, fue el preludio para el ingreso de la banda a escena, que descargó sus temas sin descanso.
Arrancaron con el nuevo grito de guerra, Rise Up, de su última producción, Dark Roots of earth.
Chuck Billy demostró que está en la mejor de sus formas y comandó el ataque sonoro flanqueado de dos guitarristas –Eric Peterson y Alex Skolnick– que se complementan magistralmente. Siguieron con More than meets the eye y Burnt Offerings.
Luego de ello, Chuck presentó en español el siguiente tema, Sangre Nativa (Native Blood), mostrando su polo alusivo a la canción.
Testament nos ofreció un show con mucho movimiento escénico –¡cómo la vivían Chuck y Peterson!–, lo que provocó un fuerte pogo en la zona delantera. Siguieron True American Hate, Dark Roots of Earth e Into the Pit.
Luego el sonido –por lo menos en la parte delantera (Into the Pit)– se volvió ensordecedor, demasiado saturado, seguramente porque el local no tiene la acústica adecuada para este tipo de eventos.
Llegó el himno Practice What You Preach, que despertó aún más a los headbangers que la corearon a rabiar, y luego temas clásicos de los 80, como The New Order, The Haunting y Over the Wall.
Chuck prometió que regresarán al Perú y que no tendremos que esperar 26 años nuevamente.
Arremetieron con la aplanadora llamada D.N.R. (Do Not Resuscitate), la coreada 3 Days in Darkness y la devastadora The Formation of Damnation.
Ante el grito de ¡Testament, Testament, Testament! La banda nos regaló dos temas clásicos más: Alone in the Dark y Disciples of the Watch. Obey!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada