viernes, 20 de septiembre de 2013

MAZO TOCARÁ EL 16 DE NOVIEMBRE EN CONCIERTO


La mítica banda nacional de rock pesado Mazo se presentará por única vez este año en Lima el sábado 16 de noviembre en un concierto que compartirá escenario con la banda chilena de doom metal Bitterdusk y las nacionales Reino Ermitaño (witch doom), Kranium (folk doom death metal) y marcará el debut de Orbe Gandul, la nueva banda del exguitarrista fundador de Reino Ermitaño, Henry Guevara, en la vena de Pentagram y Saint Vitus. El local: el Calabozo (Amurpol). Aquí la historia de Mazo, 26 años de rock pesado.

Mazo, rock pesado hasta la muerte
Setiembre de 1987, Magdalena del Mar. Tras forjar una trayectoria musical en Oxido (1982-1985), Tortura (1985-1986) y Grael (1986-1987), Jorge 'Coco' Cortés (bajo/voz) decide formar Mazo junto al baterista Julio 'Ñaka' Almeida (ex Jerusalem) y el guitarrista Billy Astete (ex Cruz de Hierro).
El trío maldito debutó el domingo 13 de marzo de 1988 en la No Helden. Compartió escenario con Almas Inmortales, Kranium y Sepulcro, banda thrash que también debutaba en la escena local.
El debut en la NO Helden el 13 de marzo de 1988.


"Black Sabbath con actitud Motorhead" era la consigna de Cortes y compañía. Rock pesado, mórbido, callejero, tosco, sin concesiones ni pretensiones.
Concierto a concierto, sus seguidores fueron aumentando en Lima, pese a que en ese tiempo lo que pegaba fuerte en la escena metal era el heavy y el thrash. Mazo se ganó el respeto siendo fiel a sus ideales y nunca tuvo problema en tocar con cualquier banda y en cualquier barrio.
Pero la banda también tuvo que sortear muchas piedras en el camino. Una de ellas, los prejuicios y radicalismos de la época.
'Coco' Cortés, que había decidido dedicarse exclusivamente a la música, tuvo que trabajar en JAS, banda de rock comercial. Bajo el nombre de Atilio, y con el pelo amarrado y lentes oscuros, trató de pasar desapercibido, pero los radicales no dudaron en criticarlo.
"El gobierno de Alan Garcia jodió a todo el mundo y claro, mucha gente se quitó del país. Fue entonces cuando Sergio Cava me llamó por teléfono para hacer unas giras con JAS. Yo estaba tan necesitado de plata -como todo el mundo- que atraque solo por unas fechas, pero cuando me empezaron a pagar bien, me quedé y me zurre en las mentes cerradas de los metaleros mantenidos e hijitos de mamá que rondaban y rajaban de mi...", recuerda Cortés, quien rompió el prejuicio libando licor y compartiendo tertulias hasta el amanecer con la gente de cualquier barrio limeño donde tocaban y con los integrantes de otras bandas.
Al poco tiempo, Billy Astete se aleja de la banda para unirse a APU LUZ, una banda de rock progresivo experimental con integrantes de Orgus y Almas Inmortales, y en su lugar ingresa Christian Chaman, guitarrista de modesta técnica pero que compartía el espíritu rebelde del grupo.
A mediados de 1990, graban en el estudio de Gerald Paz cinco canciones (Mas allá del infierno, Hasta la muerte, No hay piedad para el condenado, El delirio de la Agonía y Maldito) que son parte del primer casete split de metal peruano compartido con SENTENCIA titulado 'En Honor a la Demencia'.
Ese mismo año, Cortés apoya a KRANIUM en unos conciertos, donde tocaban el cover de Sepultura Funeral Rites.
El trío maldito vuelve a entrar al estudio y graba 'el Valle del Miramiento Interno', pero este no fue editado y solo rotó entre amigos y conocidos.
En su tercera etapa, Mazo se consolida musicalmente con el ingreso del guitarrista Andrés Parodi en lugar de Chaman.
"Lo que cambio en Mazo para que sea una mejor banda -musicalmente hablando- fue que choteamos a Christian, guitarrista mediocre pero pata de juergas, cosa que decidí cuando regresé de un viaje a Europa. Entonces conocí a Andrés Parodi, que tocaba blues en los Fantunfirros -grupo de Chaclacayo-. Las canciones empezaron a sonar mucho mejor, con punteos bien hechos y arreglos. Seguimos tocando la misma música densa, rocanroleada y callejera de Mazo, y empezamos a ganar plata, lo que fue glorioso para un grupo de rock pesado no comercial. Fueron buenos tiempos en todo el sentido de la palabra pues como grupo experimentamos con alucinógenos como San Pedro y LSD (ácido), y tocábamos en vivo así, y era lo máximo. Llenábamos locales y la gente se vacilaba coreando las canciones en los conciertos", recuerda 'Coco'.
En 1993, con Parodi, graban un demo de cuatro canciones 'Nivel de vida' y en 1995, grabaron el disco 'Del Azar a la Creación' con 10 temas, el cual vio la luz el año pasado por Ogro Records.
En 1996, 'Coco' Cortés viaja a Estados Unidos y se queda a radicar en ese país hasta hoy. "Me quite a EE.UU. solo por 3 meses, pero cuando entre en aduanas me dijeron que no me podía quitar en 2 años sino perdía la ciudadanía estadounidense, que yo quería para viajar libremente por Europa, cosa que no podía hacer con el pasaporte peruano. Entonces me tuve que quedar".
En Estados Unidos, Cortes sigue haciendo música y tiene su grupo Gato Ebrio, mientras que 'Ñaka' formó Reino Ermitaño en el 2001.
Mazo quedó en stand by hasta enero del 2003, cuando Cortes regresó a Lima y MAZO realizó dos conciertos (El Averno y La Boom).
En el 2004, organizan otro concierto reunión en el Bar Templario junto a Reino Ermitaño y El Viejo. Al año siguiente (2005), empiezan a grabar dos discos 'Mentenegra' y 'Peregrinaje', pero solo el primero ve la luz en el 2008, por Ogro Reccords.
En febrero del 2009, MAZO vuelve a remecer los escenarios limeños en el Nuclear Bar con OXIDO y Reino Ermitaño.
En el 2012, Cortes y compañía celebraron los 25 años de vida con dos conciertos en Lima.

Sus 25 años
Una gripe de mierda no me podía privar de celebrar los 25 años de MAZO. Era una ocasión única para escuchar a una de mis bandas favoritas y por ello no podía faltar. Al llegar al local, fue como ingresar al túnel del tiempo y volver a vivir una escena de fines de los 80s, como si estuviera allí, congelada, esperando por mí, una y otra vez.
Me recibió Pino con el entusiasmo de antaño por la salida de un nuevo número de Cuero Negro: el 13. Unos metros más allá, en una mesa, estaba el eternamente esperado CD de MAZO, Del Azar a la Creación, esquivo desde 1995. Una joya que ya disfruto con mórbido placer.
El lugar estaba colmado por rostros viejos, por rostros nuevos. Acababa de tocar Caballo de Plomo y TLON ya estaba en el escenario listo para disparar su rock pesado y lisérgico.
Siguiendo la vena tarkusiana, pero con una identidad propia, este poderoso trío tuvo una breve pero intensa descarga. Este mundo ficticio no es creado por Jorge Luis Borges, sino por otro argentino, Christian Van Lacke, que con una base rítmica muy sólida conformada por el abuelo del metal Walo Carrillo (batería) y César Bustamante (bajista de Frágil), da rienda suelta a guitarreos sicodélicos, delirantes y alucinógenos. Tal vez el abuso del falsete en su voz no sea del gusto de muchos, pero le da un toque muy peculiar al estilo.
Para el deleite del público, tocaron dos temas de Tarkus, Tema para Lilus (dedicada a Eloy Arturo, uno de los principales impulsores para que Tarkus sea conocido por las nuevas generaciones de metaleros nacionales) y Martha ya está.
Siguió Reino Ermitaño, que basó su presentación en temas de su cuarto CD, Veneración del fuego, que vio la luz en abril. Descargaron Sobre las Ruinas, El Sueño del Cóndor, Cuando la luz te encuentre, Veneración del Fuego y Quimera), aunque no faltaron las clásicas El Sol tras la Niebla y La Mariposa.
El sonido no fue el óptimo, la voz no se apreciaba bien por la falta de volumen y por el efecto utilizado, que por momentos se hacía insoportable. Pese a ello, Reino sigue sumando seguidores y consolidándose como una de las principales bandas del género pesado.
Durante su presentación, 'Ñaka' -con un bigote digno de un mosquetero- soltó algunas frases para no olvidar: "Por favor aférrense a sus vasos". O "Somos borrachos, drogadictos, pero demostremos que somos gente y no malogren el local para poder organizar futuros conciertos".
A estas alturas de la madrugada, el ambiente estaba totalmente alcoholizado y 'aromatizado', pero 'Coco' Cortés estaba no habido. Hasta que apareció 'Brutés', ya entrado en canas, con un parecido a Blackie Lawless de WASP.
Crédito: Ayten Enene

Para beneplácito de sus seguidores más antiguos, utilizó su bajo en forma de cruz. El trío maldito arrancó con su alineación original: Billy Astete (guitarra), Coco (bajo/voz) y Ñaka (Batería).
El intro y Mentenegra dio inició a su repertorio. Durante dos horas, o más, destilaron temas de todas sus épocas: Más allá del infierno, Birro el Mórbido, Hasta la muerte, Psicoanálisis, Y los príncipes demuelen, El Caleidoscopio, Cáncer y Delirio (dedicada con mucho cariño a la Iglesia Católica), entre otras. Cortés cumplió con mi pedido y tocó Sueño Inmortal. Aunque se mostraron desafinados y descuadrados, rescato el valor de una promesa. Durante su presentación se notó el mal sonido y la falta de ensayo, una costumbre "muy ochentera" que felizmente las nuevas generaciones no están copiando. Sé que Mazo nunca fue muy pulcro en su sonido y siempre tocaron con desfachatez, pero creo que la ocasión merecía un poco más de cuidado.
Participaron en un par de temas Andrés Parodi (sin duda el mejor guitarrista que tuvo MAZO) y Christian Chaman (el más discreto).
Entre canción y canción, Cortes y Ñaka dejaron en claro que el rock pesado corre por sus venas y es el único credo al cual se mantendrán fieles por siempre. Recordaron que en los 80s, en pleno auge del glam, el thrash y el hardcore, ellos se mantuvieron en sus trece, pese a que todos les pedían que aceleraran el ritmo.
La felicidad de Cortés por reencontrarse con su gente y celebrar un cuarto de siglo de MAZO fue desbordante e inocultable. Repartió besos a diestra y siniestra e inclusive rozó lenguas con Billy.
A las 5 de la mañana, el cuerpo ya no me daba más. Después de escuchar Maldito, me retiré, aunque con la esperanza de volver, porque la magia y el encanto siempre estarán allí.


Del Azar a la creación
Poco a poco Mazo está pagando su deuda discográfica con sus seguidores. En los 80s, no dejó registro alguno, mientras que en los 90s, tan solo el split con Sentencia llamado en Honor a la demencia (1990). Pese a grabar en esta década tres discos, el primero recién vio la luz en el 2008: Mentenegra.
Su segundo CD oficial salió el año pasado para conmemorar los 25 años de la existencia del trío maldito. Gracias al esfuerzo de Ogro Records, ya podemos disfrutar de Del azar a la creación, disco grabado en junio de 1995 por Reuven Amiel 'Paquirri' (ex guitarra de Sacra) en el estudio Mix & Master, en Lima, y mezclado por Germán Villacorta en Henson Studios, en California.
Este disco cuenta en la guitarra con Andrés Parodi, buen guitarrista que le dio otro nivel musical a la banda, pero sin cambiar su esencia.
Arranca con Brilla el Filo en las Cuchillas, tema compuesto por Cortés y Christian Chaman, con aires Sabbath de los 80s: bien guitarrero, con buenos punteos y arreglos de bajo.
La poesía descreída y callejera está a cargo de Ñaka: "...No hay noche más densa que la del puñal....No hay penas que surjan, todo es soledad... desesperan las calles en el baile fatal...y pronto va a amanecer..."
Le sigue una clásica...Y los Príncipes Demuelen! Más pesada y medieval, obra total de Cortés. Tiene un cambio muy bueno y demoledor a la mitad para finalizar con una atmósfera misteriosa y envolvente.
Continúa la vena medieval con La Ronda Final. Hermosas guitarras acústicas dignas de una fábula para dar rienda suelta a toda la magia de Mazo. Nuevamente Cortés saca a relucir que es un personaje de otro tiempo, inspirado en el Medioevo. Participa en el tema Tavo Castillo (Frágil) con la flauta.
Arremete otro clásico, Birro el mórbido. Pesada, enferma, contundente!!! Para que más. Cada vez que escucho el tema, me imagino a Ñaka arrastrando unas cadenas en unas mazmorras y riendo con locura y gozo.
La melancolía nos embarga con Respiraré el Mañana. Ñaka vuelve a deleitarnos con una oda sentida a la soledad y a la desesperanza:"...Ya ahora voy solo hacia el olvido con media vida perdida...y una existencia sangrada, dejando mi cuerpo al viento...que sopla de madrugada...".
Luego llega el tema que le da el título del disco, Del Azar a la Creación. Letra de corte existencialista, música pesada y medieval. Otra vez los punteos de Parodi y los juegos de bajo de Cortés son precisos.
Continúa La Conspiración, pesadez sabática pura de la inspiración de Cortés. Parodi vuelve a lucirse en los solos.
Cáncer y Delirio, crítica directa a la Iglesia Católica. Mazo no necesita de caras pintadas ni 'satanismo' para escupirle en la cara al hipócrita poder eclesial y terminar con un sarcástico Amén!!!
Vuelve la calma Con La Verdad es como la Rosa, balada setentera, creada por Chaman y Cortes, letra de Ñaka.
Termina con Maldito, declaratoria de guerra de Cortés a todos sus detractores.
Como Bonus Tracks, grabados por Cortés, están Caleidoscopio (con un inicio melódico en acústico para luego ponerse ruda y pesada)y Roca Densa (el tema más rudimentario con un feeling a lo Mentors para autoafirmar que el camino pesado nunca lo dejarán).
EL CD también trae el demo Nivel de Vida grabado y mezclado por Wicho García en 1993 en el estudio de Miki Gonzales. Son 4 temas: Lo Pútrido, Psicoanálisis, Un Poco de Piedad para la Raza Inferior y Nivel de Vida: Sueño de Muerte. La calidad del sonido decae un poco, pero se deja apreciar.
Mazo sabe que la deuda no está saldada totalmente. Está pendiente la edición de Peregrinaje, ojalá no tarden mucho en terminarla, y si tienen entre manos alguna otra sorpresa, bienvenida sea.
La trayectoria de Mazo se puede resumir con justicia con la estrofa de su tema Hasta la muerte:

Tus creencias y sentimientos
Serán probados tarde o temprano
Darás tu mitra si estás seguro
Y si no morirás para nosotros
Y esto es que solo el tiempo
Nos dirá quienes siguieron fieles
Y sin dudas ni remordimientos


Somos Mazo hasta la muerte!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada