viernes, 10 de octubre de 2014

DESDE LAS PERILLAS: ROCK AL PARQUE (METAL AL PARQUE) COLOMBIA 2014




Desde las Perillas
Texto: Germán Villacorta*
Fotos: Angélica Vargas

Después de un comienzo un tanto criticado por los puristas, Rock Al Parque abrió sus puertas al público el 16 de Agosto para celebrar por 3 días sus 20 años de existencia. Tres días de rock diverso y de metal, mucho metal.
En los últimos años un par de festivales no estuvieron a la altura de las expectativas del público y por eso en esta ocasión -ya sea por subir los números o por darle gusto a la mayoría del público más fiel- el festival pudo haberse llamado tranquilamente Metal Al Parque. Los tres escenarios, como ya nos tienen acostumbrados con lo mejor de la tecnología de audio y luminotécnica, esperaban a las bandas locales (Bogotá), invitadas nacionales e internacionales. Ni hablar de la logística, impecable como siempre, pero este tremendo esfuerzo de IDARTES (Instituto Distrital de las Artes), no solo quedó en poner un espectáculo tremendo para tres días y ciao.
En esta ocasión, y de manera muy acertada, se preocuparon por traer desde un mes antes a grandes profesionales de la industria musical a compartir sus experiencias y conocimientos, dictando talleres gratuitos para músicos, productores, ingenieros, etc. Hubo un gran despliegue de Talleres Académicos como los de guitarra con Ramón Ortiz (Puya, Ankla),  Andreas Kisser (Sepultura, Hail); de batería, con George Kollias (Nile), Alejandro Duque (Aterciopelados, TBCB); voces guturales y gritos con la gran Melissa Cross; sonido en vivo y monitores con Eduardo Bergallo; grabación y mezcla de rock y metal con Germán Villacorta; técnica vocal en metal con Lawrence Mackrory; producción de música de rock extremo con Alejandro Taranto, Tue Madsen y Villacorta; y hasta se animaron a traer a Eddie Trunk (That Metal Show), para conversar de rock en la radio. Excelente cada una de estas actividades que estoy seguro benefició mucho al talento bogotano de músicos y a otros profesionales de la música. Realmente da mucho gusto ver que las entidades culturales del gobierno en Colombia hagan su trabajo.
Otro detalle que vale mencionar, es el hecho de que las bandas nacionales e internacionales se intercalan en los horarios, lo cual ofrece las mismas condiciones técnicas a todas las bandas. Como lo mencionaba anteriormente, a diferencia de otras versiones del festival, en esta ocasión el día de metal no era solo el primero sino que fueron los 3. La primera noche tuvo algunos de los artistas locales más extremos como Withering Void, Luciferian, Nosferatu, la legendaria banda Neurosis y los repatriados Thy Antichrist (Dallas, Texas) y HeadCrusher (Austin, Texas). Estos últimos fueron, en mi opinión, la banda revelación de Colombia y la que mostró mayor nivel desde la puesta en escena hasta la parte compositiva. Entre las bandas internacionales estuvieron Killswitch Engage, Nile, Memphis May Fire y con la participación de Exodus cerrando la noche donde Gary Holt dio una cátedra en la guitarra. Para pasarla bien el domingo, el hardcore se vistió de gala con Pro-Pain (puta que me gustó esa banda). El rock latino fue representado por Carajo de Argentina y La Pestilencia que vino desde Los Ángeles.
Fue increíble ver y escuchar a 120,000 personas cantando las canciones de esta banda emblemática de Colombia y también coreando a una voz "Peste". Cerrando la noche, Max Cavalera y su Soulfly la destrozaron en el escenario.
Si bien el lunes fue un poco más light, fue el día que más me impresionó. Los mexicanos de Ágora pusieron la cuota de metal progresivo (me pregunto si les pagan por nota que tocan, porque realmente hay muchísima musicalidad en sus canciones). De La Tierra, de verdad que fue una sorpresa muy grata para mí. Después de haber escuchado su primer álbum me di cuenta que no le hace justicia a lo que es en vivo: ¡Tremenda máquina!


El festival lo cerró Anthrax, que dio una gran demostración de energía, y tuvo el mejor sonido que escuché en el escenario "principal", junto con el de Fito Páez allá por el 2009. 


Empero, creo que nadie estaba preparado para lo que fue Black Label Society en el "segundo" escenario. Zakk  Wylde (a quien sigo considerando el mejor guitarrista de rock con quien he tenido la oportunidad de trabajar), mostró cómo es que un guitarrista de metal debe  tocar, sonar, componer, etc; y en un momento muy íntimo compartió, al borde de las lágrimas, un tributo en piano y voz a su mejor amigo Dimebag Darrell quien hubiese cumplido 48 años, dos días después de este show.

Realmente para el público fue una gran oportunidad para ver a muchos artistas internacionales que admiran, apoyar a sus bandas locales y aprender de grandes profesionales de la industria musical, y lo más increíble, sin costo alguno. ¡Rock Al Parque sigue re-inventándose y en gran manera!

*Germán Villacorta, radicado en Los Ángeles, tiene su propio estudio Dynamic Wave Studio. Estudió producción musical e ingeniería de sonido en Berklee College of Music y trabajó por 10 años en A&M Studios que se convirtió en Henson Recording Studios en el año 2000. Ha trabajado con artistas de la talla de Ozzy Osbourne, Alice Cooper, Lynch Mob, Shark Island, Black Label Society, Meshuggah, M.A.S.A.C.R.E, L/P, To/Die/For, Rob Zombie, entre muchos otros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada