miércoles, 11 de mayo de 2016

ESTIGMA SE COBRA LA REVANCHA

Estigma Revenge.jpg
Nuevo álbum nos muestra una renovada banda nacional con una propuesta contundente, compacta, sin fisuras, que promete mucho.

Por Franco Boggiano de las Casas

Este disco debió salir hace más de 15 años. En el año 2000, Estigma (1991) tenía todo para dar el gran salto en la escena nacional y -por qué no- a nivel internacional, pero lamentablemente problemas con su manager, con el sonidista que les estaba grabando el álbum y temas personales, dejaron en el aire a una de las bandas que más prometía en esos años.
foto estigma.jpg
Y la revancha tardó más de la cuenta pero, a la luz de los resultados, valió largamente la pena. Me imagino los sentimientos encontrados en estos momentos de Gustavo García Godos (voz), Jouvet Lavado (bajo), Carlo 'Goyo' Rojas (guitarra) y Paul Pinto (batería) ante el nacimiento de este nuevo hijo musical, que tras un aborto no esperado, renace de las cenizas para convertirse en una grata y contundente realidad.
Tampoco puedo dejar de mencionar el gran aporte de Koko Rengifo (guitarras y coros) que se ha sumado a esta nueva aventura musical, amalgamándose perfectamente al estilo de la banda.
Revenge (Post Under) rescata cinco temas de su primera producción The bloodstained god de 1997 (Internal Violence, Sordid Tale, Hell Garden, With Blood y Hatred Land) que se suman a seis nuevas canciones: Revenge, Racist Bastard, Vil ser humano, Point of no return, Playing god y Alone.
Bajo una sólido y técnico thrash metal, con matices death, Estigma nos regala un álbum parejo, contundente, ideal para el pogo y el headbanging. Los temas antiguos suenan más poderosos, sin fisuras, mientras que los nuevos agregan más técnica y complejidad a su propuesta. Todos los Estigma han crecido como músicos y les auguro un excelente futuro, siempre y cuando persistan en su sueño.
Los excelentes solos y poderosos riffs de 'Goyo' y 'Koko' te enganchan y te sacuden a la primera escucha, sostenidos por un soberbio baterista para el género (buena Pololo) bien complementado por el 'chato aplanadora' Jouvet en el bajo y una voz más madura y cuajada de Gustavo.
El inglés sigue predominando en sus letras aunque hay un par de temas en castellano: 'Alone' (solo) y 'Vil ser humano'.
Estigma te golpea desde un inicio con su 'Revenge', thrash al Testament más demoledor, inclusive en los solos.
Le siguen dos temas antiguos -'Internal Violence' - influenciada por el Sepultura del Beneath the remains y Arise y 'Sordid' Tale con más melodía, matices, cambios de ritmo y muy buenos solos de guitarra.
'Racist Bastard' -otro tema nuevo- thrash a la vena, técnico, agresivo y aplastante a la vez para repudiar a los racistas. Nuevamente los solos de guitarra destacan nítidamente.
Le siguen dos temas clásicos, 'Hellgarden'- y el grito de guerra de Gustavo lo dice todo: "Let´s thrash!!!" y 'With blood' (con algunos arreglos diferentes a la original), que me producen un flashback brutal a los conciertos de fines de los 90s y los brutales pogos que se formaban.
Arremete  la pilera y machacante 'Vil ser humano', que nos regala otro muy buen solo de guitarra. 'Point of no return' y 'Playing God' no te dan descanso, manteniendo la adrenalina a tope. Y no podía faltar su clásico de clásicos 'Hatred Land', sobre el terrorismo sufrido en el país. Finaliza el disco con 'Alone' (Solo), tema en inglés/castellano, de tinte más introspectivo, claro está, al estilo Estigma....Negando mi existencia, negando mi ser...solo en mi propia condena!!!
Y antes de terminar el review, no puedo evitar que me entre un poco de nostalgia y, por qué no reconocerlo y decirlo, de frustración, al recordar las épocas cuando fungía de vocalista de  Agresión Extrema y compartía escenario con Estigma a fines de los 90s...pero como dice la letra de Sordid Tale...it's too late for me now...

No hay comentarios:

Publicar un comentario