viernes, 16 de noviembre de 2012

NECIO, PRIMERA NOVELA METAL DEL PERÚ




NECIO es promocionada como la primera novela metal del Perú. Si bien es cierto que el personaje principal es el cantante de M.A.S.A.C.R.E, Adrián del Águila, que el bar miraflorino Crytpo (El infierno) es uno de los escenarios y que está plagada de letras de canciones de Sepultura, Sadus, Death, Metallica, Megadeth, M.A.S.A.C.R.E., Nile, Kreator, Slayer, Destruction, Hate Eternal, entre otras, la obra va más allá del metal.


Aborda un problema existencial que tenemos cuando dejamos la adolescencia y entramos a la juventud y nuestros ideales chocan con la realidad, con la sociedad de consumo, con las presiones familiares y sociales, con las responsabilidades, y resignamos o postergamos “eternamente” nuestros sueños por acoplarnos a un sistema que nos jode, nos asfixia y, como dice el autor, no tenemos los “huevos” (la convicción) para romper con todo y hacer de nuestros ideales un estilo de vida sin importar lo socialmente “correcto”.

…Pasas el día en tú oficina como si fuera la peor de las torturas y nadie lo notaba, te sentías un pobre y triste metalero de oficina, ¿no?, así te sentías, un metalero de oficina. No, no un metalero que trabaja en horario de oficina, no, eso no, eso es otra cosa. Tú te sentías un metalero de oficina: un reprimido…

…Antes de mudarte eras desayuno de mamá, con ese tipo de amor no sentías persecuciones, ¿no?, te entregabas por completo a saborear la yema del huevo chorreándose en el pan, jamón, queso, miel y jugo de naranja, mejor papaya, mamá, heladita pe’, ¿no?, claro hijito, quieres más hijito, sírvete hijito. Con esas atenciones puedes reflexionar acerca de la vida con mucha lucidez, las cosas son más claras y puedes, mi querido, no sé, hacer una disertación sobre la teoría de los contrarios, el ser y el no-ser, cálculo infinitesimal, las tendencias y consecuencias de la globalización, democracia versus capitalismo, el rollo de un país sin memoria, cualquier cosa, mi querido, cualquier cosa, porque cuando tienes el estómago tranquilo, puedes dártela de filosofón, de misantropón, de existencialón, ¿ah? Qué fácil es hablar cuando no tienes hambre… (págs. 90-91)
A lo largo del relato, Adrián intenta expurgar sus demonios internos con su alter ego (su conciencia) en permanentes diálogos. A mi gusto, el autor abusa de las onomatopeyas y eso le quita, por momentos, ritmo a los primeros capítulos de la historia.

En esta lucha interna, el personaje principal cae en una actitud desidiosa, indolente; en un ostracismo sazonado con un alto consumo de alcohol, nicotina y cocaína. Al borde de tocar fondo, logra salir a flote gracias a un consejo: aprovéchate del sistema, ahorra, y cuando ya tengas lo suficiente, vuelve a salir de él.

En los últimos capítulos, el relato es más ágil y le sale el estilo “metalero” a Del Águila al incluir la violación de una amiga a manos de un cura y la venganza de esta, situaciones que fácil podrían ser las letras de un grupo de black, thrash o death metal.

En suma, NECIO es una historia reflexiva, alpinchista, entretenida, con una dosis significativa de metal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada