martes, 13 de agosto de 2013

SENTENCIA RELOADED: EL TIEMPO


Después de más de 20 años, la otrora banda nacional de heavy metal Sentencia ha dado a conocer una nueva canción –El Tiempo- que vendrá en un EP de tres temas a editarse en un futuro próximo. En su página de Facebook, Santino de la Tore (voz/guitarra) y principal compositor advierte a los seguidores de la banda sobre el nuevo sonido de Sentencia, diferente al que destilaba en los 80s.

“Esta canción se llama "El Tiempo" y fue compuesta en la época en que Sentencia tuvo sus últimos ensayos. La grabamos hace 3 años y aún no la mezclamos... le hice una pre mezcla para ir escuchando el proceso... como yo sé que ustedes saben escuchar cosas de garage, ensayos, conciertos, casetes del año de la pera... no creo que sea un inconveniente escuchar esta canción sin mezclarla profesionalmente. Un par de personas escucharon este tema y me comentaron... "pero esto no es SENTENCIA"! extrañaban el sonido de hace 20 años... igual supieron escucharla y hasta la repitieron porque les dejó algo. No esperen ese sonido del álbum Hierro... abran sus mentes a algo nuevo. Si les gusta entonces seguimos... si no les gusta, nos retiramos antes de intentarlo de nuevo. Sean sinceros y déjenme saber lo que piensan”, pone Santino en el Facebook de la banda.

Luego de editar Hierro en 1991, Sentencia compuso nuevos temas con un sonido más fresco y elegante y menos heavy. Entre ellos destacaban Es Así y El Tiempo. Justamente este último lo grabaron hace 3 años aunque solo ha conservado algunas partes de la composición original. Los nuevos arreglos y melodías tienen más el feeling de Santino solista que del estilo de Sentencia. Se trata de un buen tema de rock, algo nostálgico y hasta sensualón mezclado con rock fuerte.

Aquí les dejamos El Tiempo, dos temas del Hierro: Hierro y Maldita Realidad con el sonido de hoy y la historia de la banda.

La historia

1987. Cuatro chiquillos de Malandrina del mal (Magdalena del Mar) de 14 y 15 años los une la amistad y la pasión por la música. Santino de la Tore, Martín –‘Pisho’ para los amigos, para todo el mundo– de la Fuente, Coqui Colunge y Walter –‘El perro’– Olórtegui se juntaban siempre en el club Lima Cricket para luego ir a ensayar a la casa de Walter. Su madre no veía con buenos ojos que su hijo dedicara su tiempo libre a la música, pero finalmente cedía y acogía a SENTENCIA y a sus amigos (‘Califa’, ‘Cebollita’, ‘Calancas’, ‘Cris’, ‘Cone’, ‘el Chino’, entre muchos otros) en su casa, la cual se convirtió en el bunker de los de ‘espíritu y corazón de acero’.

Los primeros temas Desde lo Alto, La Condena, Los Réprobos, más pesados y crudos de los que vendrían, dejarían notar los riffs a lo Metallica, Trouble… al heavy metal que llevaban en la sangre, en el alma.

Muchos ensayos, muchas reuniones, muchas chupetas en el Sunset y el ansiado debut en la discoteca Charlotte de Miraflores. Por no tener la mayoría de edad, sus padres tuvieron que ir al concierto para que pudieran tocar. Luego los ligaría una amistad casi inseparable con los Mazo. Producto de ello grabaron en los estudios de Gerald Paz su primer demo compartido: ‘En Honor a la Demencia’.

El día de la grabación ‘Pisho’ no apareció inexplicablemente y Santino tuvo que tomar la voz principal, la cual no dejaría, y así como jugando, empezaría una exitosa carrera que lo llevaría a ser vocalista de Reina Gitana, Rapsodia, Frágil y finalmente se consolidaría como solista en Estado Unidos.

Llegaron algunos conciertos más hasta que Coqui partió a Holanda en 1990. Todavía recuerdo su despedida en la sala de mi casa con Mazo como telonero y Sentencia de fondo. Toda la patota de Magdalena y alrededores coreando las canciones. Felizmente no existía serenazgo en esa época y los encopetados vecinos sanisidrinos soportaron la hecatombe de esa noche.

Sentencia continuó con El ‘chino’, amigo de siempre, en el bajo, y tocaron en el otrora pub Nosferatu de Barranco (al pie del Puente de los Suspiros) con Estrella Negra y en un par de tocadas más. Al año siguiente, 1991, Coqui regresó de vacaciones a Lima y grabaron y editaron, bajo Cuero Negro Producciones, su primera producción oficial ‘Hierro’.







Hierro, los de corazón y espíritu de acero

Lima, enero de 1991. Santino de la Tore (voz y guitarra), Jorge Colunge (bajo) y Walter Olórtegui (batería) -tres chiquillos de Magdalena del Mar con 17 y 18 años a cuestas– ingresan al estudio Ávalos –uno de los mejores de la época– para grabar su primera producción oficial: HIERRO.

‘Coqui’ –que estaba estudiando en Holanda– había regresado a Lima para concretar uno de los sueños de la banda: inmortalizar las canciones de Sentencia y tentar la ansiada internacionalización.

Tras algunas discusiones, los temas escogidos fueron diez: Me mantendré de pie, En el olvido, Verán lo que nunca han visto, Instrumetal, Sentencia de muerte, Cantos Triunfales, Hierro, La Verdad, Maldita Realidad y Ni un paso atrás.

Con un presupuesto de 1,300 dólares -empeñando guitarras y amplificadores de por medio- grabaron durante cuatro días con una consola de 24 canales. Las sesiones fueron algo accidentadas, ya que ‘Coqui’ se enfermó y Santino tuvo que grabar el bajo en el tema Instrumetal.

Pese a todos los esfuerzos, el sonido final no fue el deseado ya que carecían de un productor musical y de conocimientos para realizar una mezcla adecuada. Encima de ello, por falta de presupuesto, solo obtuvieron una copia de la mezcla final y no de los tracks por separado, por lo que no podían volver a mezclarlo en un futuro.

Para la grabación, Sentencia contó con el aporte del cantante de Orgus, Arístides Gonzales Vigil, que hizo coros y gritos en algunos temas como Verán lo que nunca han visto y Ni un paso atrás.

Finalmente, la cinta fue editada por Cuero Negro Producciones. Se imprimieron afiches con la portada del disco para promocionar su lanzamiento, algo inédito en la escena metal local de esos años.

Coqui volvió a Holanda, y al poco tiempo viajó Santino, para promocionar el material en Europa. El hecho de tocar heavy metal y cantar en castellano fueron algunos de los obstáculos que tuvieron para poder conseguir un sello internacional, ya que en ese entonces las disqueras estaban más interesadas en fichar bandas de thrash y death metal.

A pesar de ello, presentaron el Hierro a la Roadrunner Records. La disquera les envió una carta señalando que Sentencia había quedado entre las 20 finalistas entre cientos de bandas, pero que para ese año solo firmarían contrato con 10.

Durante 4 meses, Santino estuvo grabando y componiendo con ‘Coqui’ en Holanda, hasta que decidió regresar a Lima, con lo que Sentencia quedó disuelta. Santino empezó a cantar con Reina Gitana y posteriormente con Rapsodia (banda de covers) y Frágil.

En agosto de 2011, veinte años después, fue reeditado y masterizado en formato de CD por Santino en Los Ángeles, ciudad donde radica hace años. Los temas conservan su espíritu original, pero suprimiendo algunas partes, repitiendo otras, cambiando los finales, y agregando algunos arreglos de guitarra. El resultado ha sido óptimo, convirtiéndose en un legado invalorable tanto para las generaciones de antaño como las de hoy. ¡Ni un paso atrás!











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada